Stacks Image 266
Stacks Image 271
Stacks Image 274
Stacks Image 277
Stacks Image 142
Stacks Image 1031

CACEH

El Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) surge en el año 2000 como un espacio autónomo e independiente, integrado por y para empleadas del hogar. Desde entonces hemos tratado de construir un lugar propio de convivencia, pero sobre todo de enseñanza-aprendizaje para la mujer, trabajadora y empleada del hogar. Decidimos construir éste espacio alternativo de cara a la necesidad urgente de pertenecer a instituciones que no están regidas por compromisos gubernamentales, religiosos, financieros e incluso personales.
A partir de nuestra experiencia empezamos a construir un lugar propio de convivencia, pero sobre todo de desarrollo personal y de enseñanza-aprendizaje para las empleadas del hogar, a partir de la defensa, promoción y defensa de nuestros derechos humanos laborales en un contexto donde nuestro trabajo no es valorado. Trabajamos en forma autónoma e independiente, lo que nos permite desarrollar y fortalecer liderazgos de empleadas del hogar que difundan y promuevan los derechos y obligaciones del sector.
La misión de CACEH es la promoción y defensa de los derechos humanos entre los que se incluyen los laborales, de las Empleadas del Hogar, siendo uno de los principales valores como institución la dignificación del trabajo doméstico remunerado. El Centro inició su trabajo en el año 2000, aunque el activismo de su directora data de 1986, cuando creó el grupo de trabajadoras del hogar “La Esperanza”.
El Reto de CACEH está en lo que llamamos el “mundo del trabajo doméstico y la cultura que lo rige”; la cual se caracteriza por reproducir la creencia de que el trabajo en casa es sólo de las mujeres, por esta creencia muchas mujeres no logran su realización personal y otras viven una sobrecarga de trabajo al ser las únicas responsables del trabajo del hogar no pagado además del profesional y público.
En el caso de las empleadas del hogar, sus condiciones de trabajo son malas, por costumbre e ignorancia no son respetados sus derechos humanos laborales que tienen por ley, puesto que no se le da a su trabajo la seriedad e importancia que en realidad tiene.
Por eso hablamos de una nueva concepción del trabajo doméstico remunerado, donde logremos una cultura basada en la reciprocidad entre derechos y obligaciones, que se valore este trabajo y se compartan responsabilidades entre hombres y mujeres, pero también donde el Estado y la sociedad se responsabilicen, reconozcan la aportación económica del trabajo doméstico no remunerado al país y ofrezcan las condiciones necesarias para el pleno reconocimiento y ejercicio de los derechos de las empleadas del hogar y las personas que realizan este trabajo en el hogar gratuitamente, como es el caso de las amas de casa.
Para referirnos a los derechos y obligaciones laborales es importante entender el trabajo como un derecho humano y como un deber social, reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y otros instrumentos internacionales. El derecho al trabajo exige respeto para las libertades y dignidad de quien lo presta y debe efectuarse en condiciones que aseguren la vida, la salud y un ingreso digno para el trabajador; la trabajadora y su familia.
En el artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se establecen los principios de una relación laboral es decir los derechos y las obligaciones de las partes, su desconocimiento no exime ni libera su cumplimiento.
En el título sexto, capítulo XII de la Ley Federal del Trabajo, hay un apartado referente a trabajadores y trabajadoras del hogar, sin embargo hay un total desconocimiento de ello por quienes contratan y más aún de quienes se contratan como es el caso de las trabajadoras del hogar, que aceptan cualquier condición por necesidad.
A pesar de la existencia de estos derechos y los avances nacionales e internacionales , en pleno siglo XXI las trabajadoras y trabajadores del hogar aún están muy lejos del pleno ejercicio de sus derechos humanos, no solo en el aspecto laboral sino prácticamente en todos los demás ámbitos de su vida cotidiana.
Algunos van desde el ámbito social basado en el menosprecio y la discriminación, el institucional por la ausencia de políticas públicas y mecanismos que posibiliten el ejercicio de sus derechos, el laboral por realizarse en un ámbito privado en donde está desvalorizado el trabajo en sí mismo y los derechos están sujetos al criterio y la buena voluntad de quien contrata; y para finalizar hasta en el ámbito familiar, visto como una actividad propia de las mujeres y sin mayor relevancia.
A partir de la formalización de nuestra organización como Asociación Civil nos hemos dado a la tarea de fortalecernos institucionalmente y seguir trabajando en la defensa y promoción de los derechos humanos laborales de nuestro sector.

Visión

Ser una organización consolidada que reconozca el trabajo del hogar y que logre el ejercicio de los derechos humanos laborales ejerciendo una ciudadanía plena.
 

Misión

Somos mujeres trabajadoras del hogar comprometidas con las reivindicaciones, la organización y el fortalecimiento de liderazgos, en favor del trabajo doméstico remunerado y promovemos, defendemos y hacemos exigibles los derechos humanos laborales y el desarrollo personal de quienes lo realizamos, con una perspectiva de equidad y justicia social.

MARCO VALORAL DE LA MISIÓN
  • Responderá estratégicamente a los intereses de las trabajadoras del hogar
  • Derechos Humanos Integrales
  • Perspectiva Multicultural
  • Cultura de Paz con Dignidad
  • Justicia Social
  • Desarrollo Humano Integral
  • Equidad de Género y Diversidad
  • Perspectivas de crecimiento y replicabilidad
  • No discriminación
  • No violencia

Vertientes de Oportunidad

Has click en la imagen para ampliarla.
vertiente de oportunidad

Afíliate

Fundadora

MARCELINA BAUTISTA BAUTISTA

Stacks Image 619

Es fundadora del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) desde aquí promovió los derechos de las trabajadoras del hogar y llevó el proceso hacía la sindicalización de las trabajadoras del hogar, que recientemente se formó el 30 de agosto y donde ella es secretaría general colegiada de tres que lo conforman.
Actualmente es Coordinadora Regional para América Latina de la Federación Internacional de Trabajadoras del Hogar FITH.
Fue Secretaría General de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar (CONLACTRAHO) 2006-2012.
Participó activamente en la creación y aprobación del convenio 189 y recomendación 201 sobre trabajo decente para trabajadores y trabajadoras del hogar, de la Organización Internacional del Trabajo en 2010 y 2011 en Ginebra Suiza.